Metodología

CALIDAD

NAKOM realiza un exhaustivo seguimiento de cada proyecto y otorga la máxima prioridad a un resultado de calidad. Así, numerosas empresas y particulares depositan cada día su confianza en NAKOM. El conjunto de nuestros servicios integrales, que cumple con lo establecido en la norma UNE-EN 15038:2006, permite a nuestros clientes despreocuparse del proyecto encomendado.

SEGUIMIENTO Y ESPECIALIZACIÓN

Cada proyecto lingüístico se asigna a un Gestor de Proyectos, quien estudia las características de cada trabajo, se encarga de llevar un seguimiento del proyecto y de coordinar el trabajo de principio a fin, en función de las necesidades de cada cliente y de las especificaciones del servicio.

Los gestores de proyectos hacen de nexo de unión entre todos los distintos colaboradores, asesores lingüísticos, especialistas de cada sector y el cliente. Además de supervisar los distintas etapas por las que pasa un proyecto, se encargan de respaldar a los colaboradores, realizar labores de documentación, consultas a especialistas y de definir glosarios con toda la terminología asociada, con el objetivo de garantizar, no sólo la coherencia en el resultado de un determinado proyecto en curso, sino la de cualquier otro que pueda presentarse en un futuro.

En NAKOM sabemos que la calidad
de cada trabajo es garantía de futuro.


ORGANIZACIÓN Y PUNTUALIDAD

Gracias a un programa de gestión de proyectos propio de NAKOM, se mantiene un control continuo y exhaustivo de los proyectos de cada cliente, así como de toda la información relacionada con éstos.

Los clientes disponen de su propio espacio reservado con una base de datos personalizada que les permite consultar todos los proyectos encomendados, así como las especificaciones de los mismos (plazos de entrega, costes asociados, especificaciones, estado de los proyectos en curso) datos sobre facturas asociadas, personas de contacto dentro de la empresa, etc. También disponen de una FTP o protocolo de transferencia de archivos, gracias a la cual, el cliente puede acceder a los proyectos en todo momento.

De la misma manera, los colaboradores cuentan con su propia sección, en la que pueden conocer todos los detalles sobre los trabajos encomendados y todas las especificaciones relacionadas a los mismos.

La correcta organización y seguimiento de cada fase del proyecto resultan fundamentales a la hora de garantizar la calidad y puntualidad de cualquier proyecto.

Un buen servicio empieza
por una buena gestión interna.


COHERENCIA Y RIGOR

En determinadas ocasiones, se recomienda la utilización de programas de traducción asistida por ordenador. Estos programas permiten “guardar en memoria” las traducciones de un Cliente determinado, elaborar glosarios terminológicos y adaptar las traducciones al vocabulario específico de cada cliente. Así, se garantiza la coherencia del texto traducido, tanto de un texto independiente, como de toda la documentación corporativa.

Para garantizar dicha coherencia y la “limpieza de las memorias”, se requiere una comunicación continua con el Cliente, quien tendrá que validar cada texto traducido y la terminología empleada que, a continuación, se incorporarán a la memoria. Dicha comunicación entre el Cliente y NAKOM garantiza la buena calidad de los resultados.

PROFESIONALIDAD

En NAKOM, no sólo valoramos la formación y la experiencia de nuestros colaboradores, sino también una metodología de trabajo concienzuda y una serie de aptitudes personales, como es el aspecto ético del ejercicio de la profesión. Por ello, todos los proyectos llevan asociados un proceso de control de calidad y exigimos que se respete una filosofía de empresa determinada.

CONFIDENCIALIDAD

NAKOM se compromete a guardar la confidencialidad de la información que comparte con el Cliente, y así lo hace constar en las condiciones de prestación de servicio que se remiten con cada encargo. De igual modo, NAKOM firma un acuerdo de colaboración con todos los miembros de su red de colaboradores. Con la firma de este acuerdo, se comprometen, sin carácter exhaustivo, a respetar una determinada filosofía de empresa, la confidencialidad de los datos intercambiados, así como un protocolo referente a la gestión de la información.